Ganador® Croqueta | Artículo

17 de julio de 2020

5 Zonas para darle un masaje a tu perro y razones para hacerlo

Por: Ganador®

Mimar a nuestras mascotas es lo más agradable de pasar tiempo con ellas. Mirarlas disfrutar de los cariños que les damos nos llena de felicidad. Pero ¿qué pasaría si te decimos que mientras ambos son felices, también puedes contribuir a la salud de tu mejor amigo? Ganador® te da tips para incluir en su rutina diaria de apapachos.

  1. Patas. Es un masaje similar al de los humanos. Funciona para estimular la circulación y se realiza utilizando suavemente los pulgares en círculos sobre sus patas de arriba a abajo. Además, darte tiempo para realizarlo te oportunidad de detectar a tiempo anomalías en sus articulaciones o cojinetes.

  2. Pecho. Esta zona no requiere ejercer presión, sin embargo, aunque es suave puede ser muy útil si tu perro se encuentra tenso o temeroso como cuando visitan al veterinario. Es muy placentero para ellos.

  3. Orejas. A muchos perros no les agrada que toquen sus muy apreciadas orejas. Son un órgano muy sensible y debe ser tratado con cuidado. Cuando tu perro se encuentre relajado, tira un poco de las orejas para estimular la circulación y deja al descubierto el canal auditivo para que el aire corra, dejándole una sensación de relajación.

  4. Lomo. Probablemente este tipo de masaje lo llevamos a cabo de manera intuitiva, pues es la zona más extensa de nuestro mejor amigo. Al realizarlo conscientemente y de forma repetida, además de brindarle todo el cariño, ayudarás a que sus músculos se descontracturen

  5. Cuello. Los perros son animales muy curiosos y su cuello es indispensable para dirigir su atención a todos los estímulos nuevos. Dar un ligero masaje en círculos con las yemas de los dedos puede contribuir a relajar los músculos de la zona, ayudando también a detectar si hay alguna lesión debido a movimientos bruscos o rigidez.

No importa qué masaje quieras intentar próximamente con tu mascota. Lo más importante es que esté siempre saludable, recibiendo todo el amor incondicional® que puedes darle. Por eso, consulta a su médico veterinario si notas cualquier anomalía en su comportamiento.


Compartir